Noticias Destacadas
Inicio / Colegios y Universidades / 10 Consejos para controlar un berrinche

10 Consejos para controlar un berrinche

TLMD_06.07.12_berricnhe

Queridos padres de familia  les tenemos estrategias de disciplina extraídas de el libro “Disciplina Inteligente” de Vidal Schmill. Les que les ayudarán a resolver esas situaciones de berrinches, primero es muy importante diferenciar entre un berrinche y un aviso real y urgente para resolver una necesidad del niño. Para evitar confusiones, es necesario precisar lo que es un berrinche.
Definición:

1) Llanto fuerte y prolongado, que comúnmente hacen los niños, que puede ir seguido del berrinche de los papás u otros responsables del cuidado del menor (maestros, abuelos o tíos).

2) Expresión ostensible de gran enfado o enojo.

3) Estrategia radical para conseguir algo que se niega al niño por sentido común, protección o berrinche de los padres. Algunos estudiosos del berrinche señalan que los niños insisten quejumbrosamente nueve veces antes de conseguir lo que quieren de sus cuidadores. Mientras que la experiencia nos demuestra que el 100% de los niños en algún momento de su vida harán un berrinche para conseguir lo que desean, el 100% de los papás manifiestan que al menos una vez perdieron la calma o no supieron qué hacer… Es importante que bajo ninguna circunstancia pierdas la calma o te des por derrotado. TÚ ERES EL PADRE y ningún berrinche puede más que tú… ¿o si? Manejo de berrinches (“La 240” es la página de Disciplina Inteligente que cada vez alcanza mayor notoriedad entre sus lectores)

I. NO hagas tú también un berrinche. Sé tú quien conserva la cordura a pesar de la falta de cordura temporal de tu hijo.

II. NO le grites (no compitas en volumen, tono e intensidad).

III. NO trates de razonar con él (por el momento no escucha, está bloqueado momentáneamente a todo intento de comunicación).

IV. NO le pegues (empeorará el berrinche).

V. NO lo remedes o te burles de él (se puede poner frenético).

VI. Déjalo que acabe de hacer su berrinche, sólo intervén físicamente si intenta golpear a otros o destruir cosas que no le pertenecen. Si se golpea a sí mismo(a) deja que lo haga, hasta que comprenda que no le funciona lastimarse.

VII. Si la situación es embarazosa o muy molesta para otras personas, puedes salir del lugar con el niño en brazos (no arrastrándolo, por favor), espera entonces a que acabe el berrinche.

VIII. Si se le va el aire, ten en mente que una persona puede permanecer sin respirar aproximadamente un minuto sin sufrir ningún daño, por lo que te conviene esperar a que se le pase, de lo contrario, habrá encontrado una forma de chantaje asustándote. Si se pone azulado o realmente mal, puedes ayudarlo a reaccionar echándole un poco de agua en la cara (una gotas) o con una nalgada.

IX. Una vez que la situación se calme, debes sostener con él una breve plática, tranquila pero firme, en la que le dejes claro que los berrinches no son el camino para lograr lo que desea. Cuando un berrinche se desata como consecuencia de no haberle dado algo que deseaba, no cometas el error de concedérselo para evitar o acallar el berrinche, pues te convertirás en su esclavo(a) y harás de tu hijo un tirano.

Nota cortesía de: Instituto Jaime Torres Bodet
Blog: http://wp.me/P4p4dS-O
Web: www.jaimetorresbodet.edu.mx
Facebook: https://www.facebook.com/instituto.jaimetorresbodet

Acerca de Alejandro Amaya

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.